Skip navigation

Category Archives: humor

Medidas de seguridad absurdas en los aeropuertos

El Jueves no nos podía fallar y la semana pasada le dedicó tres páginas a las medidas de seguridad absurdas en los aeropuertos. Os pongo aquí la viñeta dedicada al secretismo de la norma, pero por supuesto, hay que comprarse la revista y hacer causa común con los dibujantes y todos los que hacen El Jueves. Un poco de humor para el frío invierno. Por cierto, la viñeta es de Xavi Morató y Leandro.

La publicación del vídeo en el que se demuestran que las supuestas medidas de seguridad no son tales da para hacer un nuevo post de humor.

En primer lugar, las declaraciones de un portavoz de la Guardia Civil destinada a cubrir la seguridad del aeropuertos de El Prat:

“Si del vídeo quieren deducir que la seguridad en el aeropuerto es un cachondeo, están muy equivocados”

Bueno, pues no sólo lo queremos deducir, sino que lo deducimos. Es que salta a la vista, y a las pruebas nos remitios. La seguridad es un cachondeo, excepto para los pasajeros, claro. Nosotros sí que tenemos que sufrir controles vejatorios y desproporcionados.

Quiro dejar claro que yo soy un defensor férreo de la seguridad en los aeropuertos. Apuesto por la seguridad PÚBLICA de calidad y con cabeza. Ojalá que el Ministerio del Interior equipare los sueldos, tan merecidos, con la policía autonómica de nuestros Guardias Civiles y Policías Nacionales. Pero estas imagenes dejan bien claro que el que legisla, que es el auténtico culpable, no toca con los pies en la tierra y que claramente son medidas de cara a la galería. El terrorismo se combate invirtiendo tiempo, personal y dinero en servicios de espionaje y vigilancia que acaban en operaciones como la que vimos la semana pasada en Santa Coloma sobre la detención de varios integristas radicales. No se pueden matar moscas a cañonazos.

El segundo toque humorístico lo pone un lector de El Periódico, que firma como “Yo”, y que después de ver el vídeo dice lo siguiente:

“¡Qué chorrada! ella no va a subir a ningun avión”

En fin, sin cometarios … Aunque la realidad nos golpee duramente, si no queremos verla, no la veremos.

Grande, como siempre:

El Pais (11/09/2008)

El País (11/09/2008)

Más Forges, aquí.

A través de BoingBoing, he encontrado las fotos de una campaña publicitaria de Burger King en Amsterdam. En uno de los mantelitos de las bandejas se puede ver esto:

El objetivo de la campaña es demostrar que los ingredientes que utiliza la cadena de fast food han sido sometidos a estrictos controles de calidad. Pero la imagen del aeropuerto, el policía con el guante de latex, la mirada aterrorizada de la cebolla, los pantalones bajados y su maleta despanzurrada mientras es registrada son, cuanto menos, premonitorias en los tiempos que corren.

Otros futuros no muy lejanos aquí.

Nuevo absurdo a apuntar en la lista. Lo cuenta El Periódico: “Heathrow impide embarcar con una camiseta de cómic infantil”. El peligroso terrorista que aparecía en la camiseta dispuesto a sembrar el terror en el aeropuerto londinense era, ni más ni menos, que Optimus Prime, el protagonista de Transformers. Entrando en la mente de los responsables de seguridad, la cosa podría tener hasta cierta lógica: si es peligroso un tubo de pasta de dientes, ¿por qué no lo iba a ser un personaje de ficción estampado en una camiseta? Ahora recuerdo las palabras del catedrático Joan Queralt “si conociéramos las normas, el pitorreo general impediría aplicarlas”.

Más anécdotas en la primera parte.

Portada del New Yorker del 25 de mayo de 2008 (vía Microsiervos).

Desde que entró en vigor la normativa de los aeropuertos en noviembre de 2006, no han parado de salir en los medios anécdotas y situaciones absurdas vividas por los viajeros. Las ensaimadas mallorquinas estuvieron a un paso de ser consideradas un elemento subversivo y terrorista, pero al final pasaron la criba de Bruselas. También han sido declaradas inofensivas las conservas y los productos de repostería.

Sí se consideró peligrosa el agua bendita, aunque algunos pasajeros prefirieron bebérsela antes que tirarla. ¿Y el paté? ¿Sirve el paté para fabricar explosivos? Según Jaques Barrot, comisario europeo de Transportes, “el paté y el hígado graso tienen una textura y una consistencia similares a las de geles o pastas y por ello deben considerarse como tales [explosivos líquidos de fabricación casera]”.

Aunque se escapa de las fronteras europeas, no está de más recordar a aquel señor que pasó los controles de seguridad del aeropuerto de Washington con una pistola cargada. Se desconoce si también llevaba agua bendita. Otro viajero casi murió al beberse un litro de vodka en un aeropuerto alemán por no querer tirar la botella.

El ‘caso de la raqueta’ merece un post aparte. El austriaco Gottfried Heinrich fue obligado a bajar de un avión porque llevaba una raqueta en su equipaje de mano. Como el reglamento es secreto no está claro si las raquetas son elementos prohibidos o no. La cuestión es que sobre este caso se pronunció la abogada general del Tribunal de Justicia de la UE Eleanor Sharpston, que opinó que no publicar la lista de objetos peligrosos “es un vicio de tal gravedad que no puede ser tolerado por el ordenamiento jurídico comunitario”. Esperemos que esto obligue a las autoridades a reaccionar y modifiquen una normativa tan absurda como discriminatoria.

En esta larga “cruzada”, no está de más tomarse un “break” y relajarse con un poco de humor de la mano del maestro Forges. Aunque la viñeta no se aleja mucho últimamente de la realidad, ¿verdad?.