Skip navigation

Tag Archives: normativa

Anger Bot!, de StickBus

Anger Bot!, de StickBus

El diario El País publica hoy una crónica de José Yoldi sobre el caso del viajero austriaco al que obligaron a bajar de un avión por llevar una raqueta, “Sentencia con sabor a ¡mañana me van a oír!:

Ha pasado sin pena ni gloria y los periódicos ni siquiera la han recogido como se merece, pero la sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas que da la razón a un ciudadano austriaco al que en 2005 los servicios de seguridad del aeropuerto de Viena bajaron del avión porque llevaba consigo sus raquetas de tenis, tiene un inequívoco sabor a ¡mañana me van a oír!

Podéis leer el artículo completo aquí.

Blog de Bernardo de Miguel, corresponsal en Bruselas de Cinco Días

Blog de Bernardo de Miguel, corresponsal en Bruselas de Cinco Días

Tiene razón el corresponsal de Cinco Días Bernardo de Miguel en lo que publicó ayer en su blog: en Bruselas, ni se inmutan, ni dimiten, ni se disculpan tras la sentencia de ayer del Tribunal de Justicia Europea, en la que se condena a la Comisión Europea por hacer normas secretas. Vergonzosa su actitud.

Es muy recomendable también la lectura del reportaje que publica hoy El Periódico, “El Tribunal de la UE da la razón a las víctimas del abuso aeroportuario”.

¿Recordáis el caso del ciudadano austríaco que fue expulsado de un avión porque había embarcado con unas raquetas, un objeto supuestamente peligroso y prohibido? Supuestamente prohibido porque el reglamento donde se especificaba qué se podía embarcar a un avión y qué no, era secreto.

Pues bien, este ciudadano acudió a la justicia y hoy el Tribunal de Justicia de la UE le ha dado la razón:  una normativa secreta “carece de fuerza vinculante”.

A falta de tiempo para poder escribir algo más extenso, os dejo la sentencia del Tribunal y os copio el teletipo de EFE, que ha publicado El Periódico:

——-

La UE, condenada por no publicar los objetos prohibidos en el equipaje de mano de los aviones

El Tribunal de Justicia de la UE ha condenado la decisión de la Comisión Europea (CE) de no publicar en su día la lista de objetos prohibidos en el equipaje de mano a bordo de un avión.

Tras la afirmación de la abogada general del tribunal en abril del 2008 de que la no publicación de la lista era “inaceptable” e instar a declarar inexistente el reglamento europeo sobre seguridad en el transporte aéreo, la CE publicó finalmente en agosto la relación de objetos prohibidos.

Raquetas de tenis

A pesar de que el reglamento subrayaba en el 2003 la necesidad de que los pasajeros estuvieran claramente informados de las normas relativas a los artículos prohibidos, la CE no llegó a publicar el anexo con las medidas hasta agosto del año pasado.

El tribunal analizó el caso de Gottfried Heinrich, un ciudadano austríaco que fue desalojado de un avión en el 2005 por subir a la cabina con raquetas de tenis, objetos prohibidos por el reglamento europeo 622/2003 y recogidos en un anexo que, en concreto, en ese momento no había sido publicado en el Diario Oficial de la UE.

Los atentados del 2001

Los jueces europeos consideran que un reglamento no tiene fuerza vinculante si no ha sido publicado en el Diario Oficial y, recuerdan, que la propia normativa comunitaria establecía la necesidad de que los viajeros tuvieran acceso a una lista donde se enumerasen los artículos prohibidos.

La normativa sobre seguridad en el transporte aéreo fue aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE a finales del 2002, dentro de la estrategia de lucha contra el terrorismo puesta en marcha tras los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos.

Finalmente, la CE publicó en agosto la mayoría de las normas de seguridad aérea de la UE, incluida la lista de artículos prohibidos en el equipaje de mano a bordo de los aviones. En el texto figuran objetos afilados o puntiagudos, armas de fuego o de cualquier otro tipo o líquidos que no vayan envasados en contenedores individuales de 100 mililitros como máximo, metidos en bolsas de plástico.

Hace escasos minutos, he recibido en mi correo electrónico un mail desde el eurogrupo de IU. Junto a él, un comunicado oficial de Antonio Tajani (Comisario para la energía y el trasporte de la UE).Tajani explica que queda aplazada la implantación de los estripcontroles hasta resolver todas las dudas que se presentaron parlamentariamente ante la Comisión Europea el pasado 17 de octubre de 2008.

Estoy satisfecho pues yo contribuí, desde el eurogrupo de IU junto con el grupo de Willy Meyer, al redactado del documento y las preguntas que se hicieron ese día en dicho encuentro.  Sobre el segundo trimestre de 2009 habrá ya respuestas a estas preguntas y entonces se volverán a plantear si ponen en marcha de nuevo la implantación de los estripcontroles o no.

Esto ya es mucho. Hemos conseguido que se planteen serias dudas e investiguen, como mínimo, los efectos que pueden tener estas máquinas sobre las personas. Además hemos abierto en la sociedad un enriquecedor debate sobre si son medidas adecuadas o no, invasivas en lo que a la privacidad de las personas se refiere o no, etc …

Por todo ello emplazo a toda la ciudadanía para que el tema no decaiga. Existe el riesgo de que cuando nos hayamos olvidado nos la vuelvan a colar como ya hicieron con la normativa que prohíbe los líquidos en los aviones.

Enhorabuena a tod@s y ánimo. Os dejo con el documento oficial en PDF.

¿Os acordais de aquella serie de los 80 sobre unos extraterrestres que llegaban a la Tierra y bajo su apariencia humana se escondían unos reptiles que comían ratones?. La serie se llamaba “V” y tomaba su título de un abuelete superviviente de los campos de exterminio nazis, que enseñó a los críos de la calle que, a la hora de grafitear los carteles de propaganda de los visitantes, debían hacerlo escribiendo encima la “V” de victoria.


Estos días hemos conseguido una importante victoria en el seno de la UE. No hemos ganado la guerra y aún queda mucho por hacer, pero ha sido un primer paso decisivo y muy importante. Ha triunfado la democracia y el sentido común. Gracias a los ciudadanos y a nuestras presiones les hemos demostrado a nuestros gobernantes que no aceptaremos cualquier cosa y que no todo vale en nombre de la seguridad y la lucha antiterrorista. El famoso reglamento de seguridad en los aeropuertos por fin es totalmete público. Espero que hayan aprendido la lección y que sepan que si vuelven a hacer leyes secretas, no lo consentiremos e iremos a por ellas.

Ahora toca exigir que se rehaga la normativa o la modifiquen de pies a cabeza. Algunos puntos aún dejan lugar a la arbitrariedad y, sobre todo, hya que modificar todo lo referente a los líquidos, pues aún siendo pública, la ley sigue siendo igual de absurda.

¿Por qué no se puede pasar una botella de 1 litro pero sí esa misma botella fraccionada en 10 botellitas de 100ml? ¿Por qué me requisan cualquier líquido que exceda de 100ml en el control y sigo pudiendo comprar sin límite una vez pasado dicho control, incluso en botellas de cristal? ¿Por qué las personas enfermas tenemos que seguir enseñando nuestro informe médico confidencial a alguien que no entiende de medicina?

Sigue habiendo muchos absurdos. Pero como os digo todo esto lo reservamos para un segundo asalto que empezará en breve. Toca de nuevo iniciar el acoso y derribo a la Comisión Europea hasta que mofiquen una vez más (ya lo han modificado en 14 ocasiones) el maldito reglamento que nos lleva a todos de cabeza.  Por eso ya estoy en contacto con Willy Meyer (Izquierda Unida) e Ignasi Guardans (CiU) para ver hacia donde encaminamos la lucha. Además, mi petición quedó abierta y es muy probable que tenga que volver a la Eurocámara.

Hará cosa de 2 meses escribí al ministro del Interior pidiéndole una entrevista para dialogar sobre el tema y pedirle por favor que aplicara la normativa según las declaraciones de la portavoz de la Comisión Europea el día que yo comparecí ante la Comisión de Peticiones de la UE. A día de hoy no sólo no ha contestado, demostrando que le imporata muy poco que en una democracia haya leyes secretas, sino que, al parecer, desde el gobierno van a seguir aplicando la normativa a su gusto. Es decir, que aunque se haya echo pública, ellos van a seguir aplicandola de la misma manera que cuando era secreta, como si no se hubiesen dado por enterados.

Y yo me digo: “¡Pero qué jeta tienen!”.  Yo estoy obligado a cumplir sus leyes, no puedo pasar los límites de velocidad, he de pagar impuestos…  Y ellos, que son el gobierno, cuando les imponen una ley deciden que se la trae al fresco. Creo que no hace falta que escriba lo que opino de este gobierno y de sus flamantes minitros, empezando por la de Fomento y acabando por el de Interior.

Por cierto 3 cosas antes de acabar.

1) Decían que no publicaban la ley por miedo a dar pistas a los terroristas. Una vez publicada y leída, creo que, o se reían de nosotros o nos toman por tontos. ¿Dónde están las pistas en decir que no se pueden pasar ni armas de fuego ni armas blancas, entre otros absurdos?

2) Recomiendo imprimir la ley y llevarla siempre vosotros cada vez que voléis. Yo ya tengo mi copia y bien subrayada. Así por lo menos ahora tenemos donde agarrarnos y podemos pedir que nos hagan un papel con lo decomisado para que nos lo devuelvan. O que no nos obliguen a quitarnos los zapatos si la máquina no ha pitado. Además muchas de las cosas que nos quitaban ha quedado demostrado que era por puro capricho e ignorancia, como es el caso de las tijeritas y las navajitas que no pasen de los 6cm, potitos infantiles, caca-colas para un diabético, entre otras muchas.

3) El reglamento, si lo habéis leído, dice que no se pueden subir catapultas a bordo. ¡¡¡No estoy de acuerdo!!!. Esto es un atropello a la moralidad, la integridad y libertad de las personas. ¿Pero cómo se les ocurre?. Yo, al igual que ustedes, supongo, no puedo volar sin mi catapulta de bolsillo.  Además, ¿qué terrorista que se precie no va a llevar una buena catapulta, eh?

El catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Barcelona Joan Queralt nos da hoy pistas de por qué la normativa que restinge los líquidos en los aviones es secreta.

“Cualquier norma, para que pueda ser aplicable, además de estar publicada, ha de ser razonable, y lo que no lo es carece de legitimidad. Esa es la razón del secretismo: si la norma fuera pública, el pitorreo general impediría su aplicación.”

Queralt afirma en un artículo de opinión publicado en El Periódico que “una condición básica para la eficacia de las normas jurídicas es su publicación. O lo que es lo mismo: si la norma no es conocida por los ciudadanos, éstos no pueden ajustar su comportamiento a que sea lícito o no.”

Y una última cita de un artículo muy recomendable:

“Ahí está la fuente de la humillación sufrida por el pasaje de las líneas aéreas. Primero, seleccionando al personal más antipático posible, con una formación bajo mínimos, pues no hay que suponer que tal personal sepa lo que el resto de los mortales no sabe. Curiosamente, solo conocen el contenido de esos –¿cuántos más?– reglamentos secretos aquellos funcionarios que, pese a utilizar con frecuencia el avión, no se someten a controles: los vips no tienen que pasarlos.”

Podéis encontrar el artículo de Queralt “La arbitrariedad en los controles aéreos” aquí.

El Ministerio de Fomento español también cuenta con una docena de reglamentos secretos que interpretan la normativa de seguridad en los aeropuertos, según anunciaba en su edición de ayer El Periódico. Y no sólo son secretas sino que contradicen la norma comunitaria. En puntos como los líquidos para usos medicinales, que la UE sí permite embarcar, Fomento los rechaza y los limita únicamente a medicamentos líquidos.

Las fuentes con las que ha contactado El Periódico se excusan diciendo que se limitan a acatar las órdenes dictadas desde la dirección general de Aviación Civil, que pertenece a Fomento.

Joan Herrera, diputado de Iniciativa per Catalunya Verds en el Congreso, ha planteado al Gobierno preguntas sobre el secretismo de la norma y sobre por qué en España se contradicen los dictados de la UE. El europarlamentario Ignasi Guardans al ser interrogado por El Periódico sobre estas normas secretas de Fomento ha declarado: “Es lo más ridículo que he oído desde que acabé la carrera de Derecho”.

El Periódico de Catalunya publica en su edición de hoy la normativa secreta. Como explican en el artículo,  el secretismo sólo ha conseguido que se aplique incorrectamente y que se requisen líquidos que el reglamento sí permite embarcar.

Si la Unión Europea hubiera hecho público desde el primero momento el contenido del reglamento secreto que regula el control de líquidos en los aeropuertos, habría ahorrado muchos sinsabores a pasajeros enfermos, padres atribulados y personas sometidas a dietas por enfermedades infrecuentes. En el texto del documento que fuentes gubernamentales han facilitado a EL PERIÓDICO queda muy claro que están permitidos los líquidos que sean utilizados por “necesidades médicas”, “las dietas especiales” y la “comida infantil”. ¿Cuántos miles de biberones, líquidos de medicina natural, cremas solares especiales, refrescos con efectos médicos como los que transporta el joven de L’Hospitalet David Raya y un largo etcétera se habrán tirado a la basura porque los afectados no podían conocer que tenían derecho a llevarlos a bordo?

(…) Su publicación despejará el camino de algunos pasajeros, pero la indefinición de otros de sus apartados seguirá dando un margen amplio a la discrecionalidad. De hecho, el texto comunitario no precisa cómo hay que acreditar que un líquido es de uso medicinal. ¿El agua desinfectada por ebullición para hacer un biberón se considera comida infantil? Este tipo de dudas pueden parecer baladí, pero cuando una norma conlleva la incautación y destrucción de productos propiedad de los ciudadanos estos deberían tener la información necesaria para poder evitarlo.
Por eso, varios parlamentarios que también conocen la textualidad del documento secreto, como Ignasi Guardans, advierten de que es muy probable que la Comisión Europea acabe modificándolo antes de hacerlo público. De no ser así, gran parte de la confusión y los abusos se mantendrían.

Seguir leyendo la noticia de El Periódico.