Skip navigation

Tag Archives: Parlamento

Ahora que ya estoy más calmado, relajado y los medios de comunicación me dan tregua os voy a contar mi más que positiva experiencia en Bruselas.

La verdad es que no esperábamos una repercusión tan grande. Pensábamos que algún medio se haría eco de la noticia, pero nunca que se volcarían de esta manera. Les estamos muy agradecidos al igual que a toda la gente que me a enviado mensajes de apoyo o ha visitado mi blog.

Al Parlamento fuimos mi novia Cris, mi padre, mi madre y nos acompañó durante todo el viaje el periodista de “El Periódico” Manuel Vilaseró. A Vilaseró le tengo un gran aprecio por lo bien que se portó con todos nosotros y el trabajo, muy profesional, que hizo sobre el tema.

La ya famosa Coca-Cola no pudo subir al avión

Al salir de España, ya nos esperaban algunos medios. Al pasar el arco de seguridad tuve otra vez problemas para pasar la ya famosa lata de Coca-Cola. El guardia civil no fue comprensivo y me la requisó, cuando en ese mismo control otros guardias civiles sí que habían sido comprensivos y me habían dejado pasar.

En el Parlamento no pudo ir mejor. Los medios estaban todos allí y se portaron muy bien. Fui arropado desde el primer segundo por el eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meller y todo su grupo. Mireia, Carmen, y Dionisio que son sus asistentas fueron súper amables y nos hicieron de guía todo el día. Willy es una persona muy  campechana y amigable. Berta, del equipo de Ignasi Guardans (CIU), también nos acompañó en algunos momentos y fue muy amable con la expedición.

5 minutos para una lucha de más de un año

Al entrar en la Comisión de Peticiones, aunque en la tele no se note, estaba muy nervioso. Meyer se dio cuenta y me dijo: “Lo complicado era llegar hasta aquí. Ahora esto ya está chupado“. Leí ante la Comisión de Peticiones mi discurso, que luego he colgado íntegro en el blog. El apoyo a mi iniciativa por parte de la gran mayoría de los eurodiputados que había allí presentes fue a abrumador, en especial el de Igansi Guardans. Alguno de los eurodiputados, como uno de Grecia, explicó sus propias vivencias en los aeropuertos ya la de un sobrino diabético menor de edad al que requisaron la insulina. Incluso hubo algún tímido aplauso en la Cámara, cuando nunca suele haberlos.

Lo más sorprendente fue que la portavoz de la Comisión Europea presente en la Comisión de Peticiones del Parlamento se comprometió a hacer pública la normativa, aunque no especificó cuando. Se escudó en que estas cosas llevan un proceso burocrático, aunque Guardans explicó que el publicar la norma en el Diario Oficial se podría hacer “mañana mismo”. Lo que hace falta es voluntad.

En este primer asalto conseguimos más de lo que esperábamos. Este es un nuevo frente abierto para presionar a la Comisión Europea. Lo hemos conseguido en el Parlamento y hemos tenido una gran repercusión mediática.

Hay gente que me ha llamado “héroe”. Nada más lejos de la realidad. Soy un simple ciudadano que ha hecho uso de las instituciones democráticas a su alcance. Y esas instituciones le han respetado y escuchado. TODOS podéis hacer lo mismo que yo. ES MÁS, OS ANIMO A ELLO. A veces tengo la sensación de que los ciudadanos han cogido miedo a sus instituciones y que se han doblegado ante ellas pensando que toda queja caerá en saco roto. NO es así. Hay que luchar. Los derechos sociales no te los dan ni se adquieren, SE CONQUISTAN.

Después de mis “5 minutos de gloria” en el Parlamento (además muy estrictos y cronometrados), dimos una rueda de prensa Willy Meyer, Ignasi Guardans y yo. Allí había también prensa extranjera.

La Coca-Cola sí superó la prueba en Bruselas

El regreso a Barcelona fue un poco accidentado porque el vuelo salió con retraso. Llegamos a casa a eso de las 00.30h, destrozados. Hice mi estricta medicación que duró cerca de 1 hora y me acosté. Por cierto, que en Bruselas, los agentes de seguridad fueron muy comprensivos con mi diabetes y la Coca-Cola pudo embarcar conmigo a Barcelona.